El Tren Maya, la Refinería Olmeca y el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) se perfilan como los tres “Elefantes Blancos” que dejará a su sucesora el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Diego Díaz, coordinador de Finanzas Públicas del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), afirmó lo anterior en un largo análisis para la revista Expansión.

Tren Maya tuvo una inversión inicial estimada de 120,000 millones de pesos. La Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha reportado que al cierre de 2021, el proyecto presentaba un sobrecosto del 61.8%.

Para este 2024, el desembolso supera los 511 mil millones de pesos, de acuerdo con el Imco. Hasta febrero, la ocupación de los viajes promedió 84%. Aunque ya han habido tres inauguraciones, la obra aún está incompleta.

Según datos oficiales de la Secretaría de Turismo, es un proyecto ferroviario de 1,554 kilómetros que atraviesa cinco estados del sureste mexicano. Se dice que en agosto funcionará el tramo 5, que corresponde a Quintana Roo y Campeche.

Refinería Dos Bocas, en Tabasco, tuvo un costo inicial proyectado de 8,000 millones de dólares, pero según el informe anual 2022 de Pemex, la inversión total estimada ascendió a 18,054 millones de dólares, más del doble de lo previsto.

De acuerdo con información de Petróleos Mexicanos (Pemex), la refinería fue diseñada para procesar 340,000 barriles diarios de petróleo. No ha refinado nada. Se cree que hasta el próximo año podría empezar a funcionar.

Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA). Tuvo un costo final de 74,531 millones de pesos. Sin embargo, la Auditoría Superior de la Federación ha señalado que existen gastos adicionales no contabilizados.

Como las dos anteriores, todos los datos sobre costos y contratos se mantienen bajo reserva, por órdenes del presidente López Obrador, al considerarlos como temas de seguridad nacional.

Desde su apertura en 2022 hasta enero de 2024, el aeropuerto transportó 3.85 millones de pasajeros, en contraste, el AICM registró 96.2 millones. No obstante, la parte de carga ha resultado con mejores resultados.

Entre diciembre de 2022 y el primero de este año, el aeropuerto gestionó 219,108 toneladas, la mitad del AICM, indican cifras de la Asociación Federal de Aviación Civil (AFAC).

Diego Díaz considera que estos proyectos comparten características comunes: han sufrido sobrecostos significativos, retrasos en su construcción y se prevé que sean subutilizados.

Díaz explica que estas obras reflejan problemas de planificación, ya que carecen de estudios adecuados de prefactibilidad, rigurosos análisis costo-beneficio y evaluaciones de impacto ambiental apropiadas.

‘Son proyectos que probablemente van a necesitar subsidios para operar durante los siguientes años. Los beneficios sociales no parece que vayan a compensar los costos de construcción, los costos de inversión y los costos ambientales’.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com