Noticias Chihuahua

 

Las flagelaciones son un ejemplo del endurecimiento extremo del código legal afgano, donde impone la Sharia.

 

Ciudad de México.- Las autoridades impuestas por los talibanes tras hacerse con el poder en Afganistán en agosto de 2021 flagelaron en público a cuatro personas condenadas por mantener relaciones homosexuales, según confirmó el Tribunal Supremo afgano.

El organismo señaló en un breve comunicado publicado en su página web que las sentencias fueron ejecutadas en la localidad de Saidjel, situada en la provincia de Parwan (centro), antes de afirmar que todos ellos recibieron 39 latigazos como parte de su condena.

Las flagelaciones son un ejemplo del endurecimiento extremo del código legal afgano, donde impone la Sharia —ley islámica— tras el retorno de los fundamentalistas al poder. Asimismo, los talibanes han ejecutado en público a varias personas, a pesar de las denuncias por parte de Naciones Unidas y otros organismos internacionales.

La oficina de la ONU para los Derechos Humanos condenó en junio el uso del castigo corporal contra personas detenidas en Afganistán y reclamó a los talibanes “inmediatamente” este tipo de prácticas. “El castigo corporal es una clara violación de las leyes internacionales de Derechos Humanos”, dijo el portavoz de la citada oficina de Naciones Unidas, Jeremy Laurence.

Rusia se muestra a favor de reconocer al gobierno talibán

El gobierno ruso se declaró a favor de reconocer a los talibanes como el gobierno legítimo de Afganistán, argumentando que es necesario tratar con quienes efectivamente controlan el país, según afirmó el embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia. Durante una rueda de prensa en la sede de las Naciones Unidas, Nebenzia se refirió a la cumbre que se celebró en Doha sobre Afganistán, la cual contó con la presencia de representantes talibanes.

Te puede gustar o no, pero este movimiento está gobernando el país”, dijo Nebenzia, refiriéndose a la toma de poder de los talibanes hace casi tres años.

Nebenzia subrayó que Rusia nunca cerró su embajada en Kabul, aunque retiró a su embajador y aún no ha reconocido formalmente al gobierno talibán. Esta postura es compartida por países como China, India, Pakistán, Turquía e Irán, que mantienen representaciones en Kabul sin designar embajadores. Desde que tomaron el poder en Kabul hace casi tres años, los talibanes han buscado el reconocimiento internacional, considerando la reunión en Doha como una oportunidad crucial.

El embajador ruso también mencionó que los talibanes deberían respetar los derechos humanos, especialmente los derechos de las mujeres, que es la principal razón que impide su reconocimiento internacional. “Pero ese no es el caso actualmente, esos son los hechos y tenemos que aceptarlos. En estos momentos, debemos ser pragmáticos”, enfatizó.

En cuanto a los derechos de las mujeres en Afganistán, Nebenzia afirmó que Rusia dialoga con los talibanes, aunque ellos justifican sus políticas basándose en una interpretación del islam que no justifica la segregación y exclusión de las mujeres de la educación.

Rosemary DiCarlo, secretaria general adjunta de Asuntos Políticos y de Consolidación de la Paz de la ONU, destacó en Doha que la celebración de la cumbre no implica la normalización ni el reconocimiento del gobierno talibán. De hecho, el asiento de Afganistán en la ONU sigue siendo ocupado por un representante del gobierno depuesto en 2021.

Con Información de: Excelsior.com.mx

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com