PAUSA.MX

En Asia, desde hace unas décadas sucede un fenómeno extraño entre algunos jóvenes: se encierran voluntariamente en una habitación para escapar de la sociedad y sus altas expectativas; no salen de ahí, solo hablan con otras personas a través de chats o de su puerta, comen poco y renuncian a cualquier tipo de trabajo. Se les conoce como hikikomoris, un estilo de vida que ha sobrepaso las fronteras de Japón y se está popularizando en los adolescentes y adultos jóvenes de Corea del Sur.

En un intento por comprender las razones detrás del aislamiento extremo de sus hijos, madres como Jin Young-hae y Park Han-sil de Corea del Sur han optado por una medida extrema y peculiar: encerrarse voluntariamente en celdas de aislamiento durante períodos cortos.

Aislamiento Voluntario

Entrevistados por la BBC, Jin y Park son dos de los participantes en un programa innovador dirigido por la Happiness Factory, donde padres de un hikikomori se sumergen en condiciones similares a las de sus hijos.

Durante varios días, estas madres viven en celdas austeras sin acceso a teléfonos móviles ni portátiles, simulando las condiciones de aislamiento de sus hijos. Esta iniciativa no solo busca comprender las motivaciones detrás del comportamiento de los jóvenes, sino también proporcionar herramientas para mejorar la comunicación familiar.

El programa, financiado por organizaciones como la Fundación para la Juventud de Corea, se enfoca en educar a los padres sobre cómo manejar mejor las complejidades del hikikomori, un término originario de Japón que describe a individuos que eligen retirarse del mundo exterior.

Este fenómeno no es nuevo en Corea del Sur, donde estudios recientes han revelado que más del 5 por ciento de los jóvenes adultos viven en aislamiento, lo que podría traducirse en cientos de miles de personas en todo el país.

Hikikomoris en las familias

El aislamiento voluntario de los jóvenes a menudo está motivado por diversas razones, incluidas dificultades para encontrar trabajo, problemas de relación y cuestiones familiares o de salud. En una sociedad altamente competitiva como la surcoreana, donde la presión académica y laboral es intensa desde temprana edad, muchos jóvenes encuentran refugio en el aislamiento como una forma de escapar del estrés y las expectativas.

Para madres como Jin y Park, la experiencia de la celda ha sido reveladora. Han aprendido a través de la lectura de notas de otros hikikomori y la reflexión personal que la aceptación y la comprensión son fundamentales para apoyar a sus hijos en lugar de forzarlos a adaptarse a un molde predefinido.

Este proceso no solo les ha brindado claridad sobre las luchas internas de sus hijos, sino que también ha fortalecido su empatía hacia ellos.

Respuestas sociales

El gobierno surcoreano ha reconocido la gravedad del problema del hikikomori y ha implementado varias medidas para abordarlo. Además de programas educativos como el de Happiness Factory, se han lanzado campañas para alentar a los jóvenes a reintegrarse en la sociedad y se han ofrecido incentivos financieros para aquellos que están dispuestos a dar ese paso crucial hacia la conexión social.

A pesar de estos esfuerzos del gobierno, el fenómeno del hikikomori continúa siendo una preocupación significativa para las autoridades y las familias por igual. La falta de conexión humana y el aislamiento prolongado pueden tener consecuencias profundas en la salud mental y emocional de los individuos afectados, así como en la cohesión social en general.

Futuro de los hikikomoris en surcorea

A medida que Corea del Sur y otras sociedades enfrentan el desafío del hikikomori, organizaciones como la Fundación para la Juventud de Corea aseguran que es crucial continuar explorando nuevas estrategiasy programas que no solo aborden las causas subyacentes del fenómeno, sino que también promuevan una mayor comprensión y apoyo dentro de las familias y comunidades.

La experiencia de Jin, Park y otros participantes en programas similares subraya la necesidad urgente de empatía y diálogo abierto para mitigar los efectos del aislamiento extremo en los jóvenes y sus familias.

En última instancia, comprender y abordar el hikikomori requiere un enfoque integral que combine políticas gubernamentales, programas educativos y un cambio cultural hacia una mayor aceptación y apoyo para aquellos que luchan con el aislamiento social.

Por AL PE

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com