PAUSA.MX

Ecuador inició este viernes en el suroeste costero la construcción de una cárcel de máxima seguridadpara 800 presos, en el marco de su guerra contra el crimen organizado.

«Hoy marcamos uno de los hitos más importantes en nuestra lucha en contra del terrorismo y las mafias que se enquistaron impunemente en nuestro país durante décadas», dijo el presidente Daniel Noboa en un acto por el comienzo de la obra en la localidad de Santa Elena.

En los alrededores del predio en el que se edificará la prisión, donde según el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos (CDH) hay un bosque primario y restos arqueológicos, pobladores protestaron en rechazo al proyecto.

El CDH denunció en su cuenta de la red social X que la policía desalojó a comuneros.

La cárcel es «un peligro inminente para todas las comunidades que son territorios de paz y los quieren convertir en zonas de guerra», comentó Donald Cabrera, un comunero de 61 años, al reclamar que se trata de un territorio de pueblos originarios.

Tras asumir en noviembre para un período de 18 meses, el mandatario ecuatoriano anunció que construirá dos prisiones de máxima seguridad, una en la región de la Amazonía y otra en la costa del Pacífico, tomando como referencia la penitenciaría que levantó su homólogo salvadoreño, Nayib Bukele, para combatir las pandillas criminales.

En el puerto de Guayaquil (suroeste), principal puerta de salida de droga hacia Estados Unidos y Europa, existe una penitenciaría de máxima seguridad denominada La Roca, con capacidad para 160 reclusos.

La nueva cárcel, que se sumará a las 36 existentes en todo el país, ocupará 16.2 hectáreas y se construirá en un «tiempo récord» de 300 días, precisó el general Luis Zaldumbide, director del organismo estatal que administra las prisiones (SNAI).

El gobierno destinará 52 millones de dólares a la construcción de la prisión, diseñada para «reclasificar y aislar a los delincuentes altamente peligrosos, los cabecillas de las mafias que estarán monitoreados en tiempo real», señaló Noboa, autodefinido como de centro-izquierda.

La penitenciaría tendrá seis torres de vigilancia de 9.5 metros de altura y una muralla de nueve metros. Además, se instalarán bloqueadores de señal de telefonía e internet y un circuito cerrado de televisión.

El acceso será mediante la lectura de huellas y habrá detectores de metales y máquinas de rayos X, según el gobierno.

La cárcel se «edificará bajo los estándares internacionales» como los usados en el Centro Federal de Readaptación Social N° 13 de Oaxaca, en México, o la prisión conocida como ADX Florence, en Estados Unidos, anotó la secretaría de Comunicación.

Las prisiones ecuatorianas han sido escenario de cruentos enfrentamientos en los últimos años. Desde 2021, más de 460 reclusos murieron debido al conflicto entre bandas narco que se disputan el poder.

Noboa, elegido en comicios anticipados y que en enero declaró al país en «conflicto armado interno» debido a la violencia criminal, movilizó a los militares para neutralizar a una veintena de agrupaciones tildadas de terroristas y beligerantes.

Esa declaratoria, entre otras cosas, permite a las Fuerzas Armadas intervenir dentro de las penitenciarías, usualmente a cargo de un cuerpo de seguridad civil del SNAI.

El actual sistema penitenciario ecuatoriano tiene capacidad para 30 mil 200 personas y registra una sobrepoblación con 31 mil 300 reos, de acuerdo a un censo de 2022.

Por AL PE

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com