Noticias de Chihuahua. –

El exgobernador César Duarte Jáquez reapareció la mañana de este lunes en las calles de Chihuahua. Visitó el restaurante Antojitos Pam Pam, ubicado en la avenida Venustiano Carranza #1204, en la colonia Centro, a escasos metros de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, y a dos calles de Palacio de Gobierno.

Según las primeras versiones, Duarte acudió al establecimiento para felicitar a su propietario, quien cumplió 88 años este viernes 5 de julio. Convivió, durante unos minutos, con los comensales, y hasta se tomó fotos con algunos de ellos. Además, se dice que aprovechó la ocasión para hablar de política, y pronunció una frase a propósito del también exgobernador Javier Corral, denunciado por la supuesta adquisición de un terreno en Ciudad Juárez, que no declaró en medio de su mandato: «El que a hierro mata, a hierro muere».

Al poco tiempo, cuando el hecho cobró relevancia mediática, apareció, de parte de un supuesto representante no identificado, una imagen de Duarte acompañada de un escrito suyo, el cual dice: «El pasado viernes, mi amigo e ilustre paisano Pirrin Méndez cumplió sus primeros 88 años de vida. Hoy tuve el gusto de saludarlo y felicitarlo personalmente en su legendario restaurant, el Pam Pam, que hace presente los sabores culinarios del antaño parralense con sus famosos burritos de asadero y de salpicón… Ahí presente estaba su hijo Diego, que cursamos juntos el kínder, y hoy es un afamado dermatólogo en Nuevo León y Tamaulipas… Al lado nuestro la famosa foto [titulada] “Supermán es de Parral”».

Duarte abandonó este miércoles 5 de junio su celda en el Centro de Readaptación Social número 1, en Aquiles Serdán, donde permanecía encarcelado desde el mismo 5 de junio, pero de 2022. La justificación: que se cumplió el período máximo de 2 años para permanecer en prisión preventiva. Él, no obstante, se encontraba en un hospital privado de la ciudad de Chihuahua, sometido a una cirugía de corazón, cuando venció el lapso; en tal sentido, lo dieron de alta y fue trasladado a un domicilio de la capital.

A partir de entonces, las autoridades locales han sido enfáticas en que Duarte no goza de libertad, sino que tan solo atravesó una modificación de las medidas cautelares: ahora, lleva consigo un brazalete electrónico que actualiza su ubicación en tiempo real, para que, así, no salga de la ciudad, ni que se acerque a Palacio de Gobierno, o a cualquier edificio gubernamental, ni mucho menos a las personas en condición de testigo protegido involucradas en la investigación en contra suya.

Con tales limitaciones, resulta desconocido, hasta el momento, si el gobierno de Maru Campos tuvo conocimiento de que Duarte se encontraba así de cerca del recinto de la administración estatal.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com