PAUSA.MX

Invitó a su padre y hermano a las ceremonias conmemorativas de nuestra independencia nacional. Escribió cartas a Donald Trump y a Joseph Biden pidiendo su liberación. En sus mañaneras, frecuentemente defendía a Julian Assange de la persecución que desde hace más de tres lustros entablaron en su contra los gobiernos de Suecia y de Estados Unidos. Y aunque resulta increíble, ayer se colgó la medallita de defensor de la libertad de expresión.

Farol de la calle. Oscuridad de su casa.

Junto con otros dictadores bolivarianos, como el cubano Díaz-Canel y el ecuatoriano Correa, López Obrador adoptó como propia la causa del activista que hackeó y dio a conocer documentos secretos del Pentágono sobre las guerras de Irak y Afganistán, lo que dio fama internacional al propio Assange.

Contrasta su actitud hacia Assange con la que ha mantenido con periodistas mexicanos como Loret, Aristegui, López-Dóriga, Gómez Leyva y varios más, así como con diaristas e investigadores de diarios extranjeros que han dado a conocer sus deficiencias y hasta sus posibles ligas con el narcotráfico.

En esta, como en otras materias, repito, AMLO es farol de la calle y…

* * *

Mal empieza la señora Claudia Sheinbaum, rompiendo el compromiso que ella y los demás “corcholateados” pactaron al arrancar la larguísima precampaña ilegal.

Tiene razón Gerardo Fernández Noroña quien en estos días ha ejercido su derecho de pataleo.

Él obtuvo el tercer lugar en las amañadas encuestas que Morena mandó a levantar para seleccionar a la candidata presidencial, tal cual estaba establecido en el guion elaborado en Palacio Nacional.

Y de acuerdo con aquel pacto le correspondía el liderato de la bancada de Morena en el Senado.

Pero todo indica que quien se llevará ese premio de consolación es el “hermano” de AMLO, Adán Augusto López.

Luego de llenarlo de elogios hasta cariñosos, Sheinbaum se salió por la tangente y dijo que el futuro senador no milita en Morena y ni siquiera en el PT que lo postuló.

Mal. Muy mal. Arranca doña Claudia sin cumplir su palabra.

¿Cumplirá los demás compromisos de campaña?

* * *

En su declamación de ayer, la titular de Seguridad Ciudadana Rosa Icela Rodríguez, quien realmente sólo está dedicada a elaborar estadísticas, pues la Guardia Nacional la manejan desde la Defensa Nacional, dio la cifra de candidatos asesinados en el actual proceso electoral, mismo que concluirá hasta finales de agosto.

Para ella y para su jefe AMLO este proceso electoral ha sido el que menos aspirantes caídos por balas criminales.

López Obrador dijo hace unos días que sólo habían sido seis.

Y Rosa Icela le corrigió la plana, multiplicó por dos y dijo que 12.

¿Y los demás asesinatos?

¿Por qué no fueron contados?

Hay que comprarle un ábaco a la secretaria, ¿no cree usted?

Por AL PE

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com